Udaipur 007

Hasta ahora nunca habíamos tenido problemas para coger autobuses en India, sin embargo encontrar el autobus que nos iba a llevar de Jodhpur a Udaipur fue toda una odisea. Como este es un recorrido largo de unas 7 horas, decidimos ir en autobus privado para ir un poco más cómodos y evitar las paradas continuas para coger a gente de los autobuses públicos. Compramos los billetes en nuestro guesthouse y nos dijeron que nuestro autobus salía a las 7:00 desde las afueras de la ciudad, así que no nos quedó más remedio que madrugar bastante al día siguiente para preparar las mochilas y coger un tuk-tuk que ya habíamos pedido para las 6:15.

Una vez llegamos a la supuesta parada de autobuses, que no era más que en un escampado oscuro, solo vimos un autobus de la empresa Pooja Travels, que era la compañía con la que nosotros íbamos a viajar, así que pensamos que ese sería el nuestro. Pero no fue justo hasta el momento en el que fuimos a guardar nuestras mochilas en el maletero del bus que nos enteramos que ese autobus iba a Jaisalmer y no a Udaipur, y que teníamos que ir a otra parada como a un par de kilómetros desde allí a coger nuestro autobus. Como eran ya las 6:50 y no teníamos tiempo para ir andando volvimos a subirnos a otro tuk-tuk para llegar a este otro sitio, que tampoco era ninguna parada de autobus pero al menos si que había un montón de autobuses, aunque ninguno de Pooja Travels. El tiempo se nos echaba encima. Con el ticket de Pooja Travels en mano y preguntando a todo el mundo, nuestro conductor de tuk tuk nos iba llevando de un sitio a otro pero seguíamos sin ver nuestro autobus por ningún lado. Al final nos acabó dejando en una calle cercana a la supuesta segunda parada de autobus, en frente de una tienda que estaba cerrada, donde nos dijo que vendría un señor a abrir y desde donde teníamos que coger nuestro autobus. A nosotros todo esto nos sonó a cuento chino ya que pensamos que se quería deshacer de nosotros porque eran más de las 7:00 y no habíamos encontrado nuestro autobus. Pero justo cuando estábamos bajando del tuk tuk apareció un señor de la nada que efectivamente venía a abrir la tienda que resultó ser Pooja Travels!!! Nos dijo que nuestro autobus pararía allí pero a las 8:00. Arghhhh!!! Despues del madrugon que nos pegamos y del estrés de no encontrar el autobus resulta que los del guest house nos habian dicho mal la hora y el lugar. Después de 7 largas horas de viaje y casi quedarnos tirados en medio del trayecto llegamos a Udaipur!

Udaipur nos pareció una ciudad muy turística, o al menos las cuatro calles donde se quedan la mayoría de los turistas que están repletas de guesthouses, tiendas, restaurantes, cafeterías, centros de masajes ayurvedicos, cursos de cocina… es el primer sitio donde hemos visto unos cuantos hoteles de 5 estrellas orientados al turismo. Pero saliendo de esta pequeña burbuja es fácil encontrarse con la auténtica India con sus mercados de frutas y verduras, de especias, de ropa, tiendas de telas donde es muy normal que las mujeres indias compren telas para confeccionarse sus saris y kurtas a su antojo, puestos de dulces y chai callejeros… En Udaipur no dejan de estar orgullosos de que en 1983 su ciudad sirvió como escenario a Octopussy, una de las películas de James Bond, y en muchos guest houses todas las tardes reponen esta película.

La ciudad de Udaipur fue la capital del antiguo reino de Mewar, y se encuentra situada a la orilla del lago Pichola, en un enclave entre montañas. Al igual que a otras ciudades de Rajashtan, a Udaipur también se le asocia un color, y se le llama la ciudad blanca por el color blanco de sus palacios y edificios. Las atracciones más importantes son el City Palace, el Lake Palace (un antiguo palacio reconvertido a hotel en medio del lago), el Jag Mandir (otra isla en medio del lago con unos jardines muy hermosos), y el templo Hindu de Jagdish. A nosotros nos parecio una ciudad muy bonita, no se si muy romántica como dicen los indios. Es una pena que esté tan sucia y tan mal cuidada.

El City Palace es un complejo de palacios construidos por los sucesivos Marajas que se erige a la orilla del lago Pichola. Hoy en día es posible visitar los palacios más antiguos, que están preparados como museo, pero otros han sido reconstruidos como hoteles de lujo y no se puede pasar a ellos. En la entrada de uno de los hoteles pudimos ver el primer arbol de navidad. Nos hizo mucha ilusión y nos recordó que aunque a 30ºC bajo el sol ya eran navidades. La entrada al City Palace cuesta 75 INR (200 INR extra por la cámara de fotos) y la audioguía 200 INR, que cuenta un montón de curiosidades acerca de palacio y de la historia de Udaipur. Una que nos sorpendió mucho fue la de los caballos-elefantes. Los Mewares solían luchar a caballo, a diferencia de otros reinos que lo hacían en elefante. Como sabían que los elefantes adultos eran incapaces de atacar a elefantes pequeños, inventaron una trompa de mentira que colocaban a sus caballos para que parecieran pequeños elefantes. De esta manera conseguían cierta ventaja frente a sus oponentes en el campo de batalla. Otra curiosidad es que los Mewares adoraban a Suria, el dios Hindu del Sol, y antes de cada comida tenían que mirar al sol. Como en la epoca de monzones no ven mucho sol, en el interior del palacio se podían encontrar muchas imágenes de Suria, que servían para reemplazar al astro rey en los días nublados.

Ya llevábamos un tiempo con el antojo de comprarnos unos platos típicos indios de cobre donde se sirve el curry, y en Udaipur los compramos. Como pesan bastante y además íbamos cargados con las especias de Jodhpur, decidimos mandarlo todo a casa. Para mandar una caja a través de Indian Post es necesario envolverla en tela, de lo que se encargan los costureros, sellar las costuras con cera igual que las cartas antiguamente, y rellenar un formulario de aduanas con los artículos que van dentro de la caja. Aunque todo esto ya los sabíamos y pensábamos que sería cuestión de minutos, esto es India y es dificil que algo salga bien a la primera. Primero, encontrar un costurero que nos envolviera el paquete sin tener que pagar un alto precio de turista nos llevó un buen rato. Segundo, envolver el paquete nos llevó al menos una hora, mientras que la vez anterior en McLeod Ganj solo tardamos 5 minutos, eso sí el paquete quedo perfecto! Sin embargo este costurero no tenía ninguna vela para sellar el paquete con cera, así que acabamos comprando un mechero y una vela rosa para hacerlo nosotros mismos. Tercero, cuando llegamos a Indian Post el funcionario de turno literalmente se descojonó al ver el paquete. Nos explicó que la cera tenía que ser una especial que se queda dura y roja, y que sin eso no podía mandar nuestro paquete. Nos dijo donde podíamos hacerlo y allá que nos fuimos. Después de encontrar la tienda, el señor nos dice que si que tiene esa cera y se pone manos a la obra, pero su cera no es roja, es oscura, y más que cera parece caca de vaca. Al final acabamos con un paquete marcado con cera de nuestra vela y con cera de dios sabe que, y nos vamos de vuelta a Indian Post. Cada vez teníamos más claro que el señor de Indian Post nos iba a mandar envolver nuestro paquete de nuevo. Sin embargo y ante nuestro asombro nos dijo que si que valía, y por fín pudimos mandar nuestro paquete unos minutos antes de que cerrara. Vaya mañanita!

En Udaipur pusimos nuestro punto y final al Rajasthan, la tierra de los reyes, y nos montamos en un tren en segunda clase (todo un lujo en India) para ir a Mumbai!

_________________________________________________________________________

Alojamiento

Nos alojamos en Kumbha Palace, un guest house regentado por una pareja indio holandesa. Estaba en un sitio muy tranquilo por la parte posterior del City Palace, pero muy cerca de las calles principales. Tenía un jardín bastante amplio, donde correteaba la perra Roxy (aunque más que un perro parecía un caballo de lo grande que era), y tenía un restaurante al aire libre en el tejado. La habitación era amplia y tenía baño con agua caliente de energía solar, así que por las noches no había agua caliente, y las sábanas estaban limpias. No tenía wifi y pagamos 450 INR por noche. El desayuno muy rico y agradable en la terraza del tejado.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s