Sri Lanka, corto pero intenso

En una semana no tuvimos mucho tiempo de saborear todo lo que Sri Lanka tiene por ofrecer, pero al menos nos llevamos un muy buen regusto de nuestro paso por el país del té.

Geográficamente Sri Lanka tiene dos partes muy diferenciadas: las montañas del interior o el Hill Country, y las llanuras del resto del país casi a nivel del mar. En el interior es donde se encuentran todas las plantaciones de té, cubriendo como un manto verde las laderas de las montañas, que por clima y altitud tienen las codiciones perfectas para crecer. El paisaje en el resto del país es totalmente tropical con infinidad de palmeras, plataneros y otros árboles tropicales cubriendo cada metro cuadrado de tierra.

En comparación con India, Sri Lanka es mucho más desarrollado, con mejores carreteras, edificos más modernos, mucho más limpio, con menos pobreza, e incluso más civilizado (hasta algunos coches dejaban a los peatones cruzar en los pasos de cebra!). Por el contrario es más caro, y especialmente para los turistas que tenemos que pagar precios mucho más altos que los locales. Seguramente porque Sri Lanka ha salido de una larga guerra civil en 2009, y con el incremento de turistas todo el mundo quiere aprovechar a hacer dinero por si acaso en un futuro se vuelve a desatar otra guerra civil. Aun así, a día de hoy Sri Lanka todavía es un destino poco turístico, relativamente desconocido y barato.

La gente de Sri Lanka nos ha parecido de lo más amigable y amable, siempre dispuestos a ayudar y con una sonrisa en la cara. Se nota que el clima tropical ayuda a que vivan muy relajados. Culturalmente son muy parecidos a la gente del sur de India. Mayoritariamente son budistas (los sinhalese) pero también hay una parte de la población hindu (los tamils), que se encuentran en el norte en Jaffna y en las montañas trabajando como recolectores de té.

La única pega que le ponemos a Sri Lanka es el transporte. Nosotros decidimos no viajar en tren, principalmente porque hay muy pocas líneas, pasan con poca frecuencia y son muy lentos. En cuanto a los autobuses, aunque hay muchísimos y hacen que la gente pueda llegar a cualquier rincón del país, no son eficientes. Primero, las estaciones de autobuses son un auténtico caos, no hay taquillas, no hay manera de saber los horarios ni las rutas y es imposible encontrar tu autobus sin preguntar a unos cuantos locales. Segundo, para recorrer distancias relativamente cortas se tarda mucho tiempo, seguramente porque los autobuses hacen paradas cada kilómetro para recoger o bajar a gente, o porque casi no hay autobuses directos de larga distancia y hay que hacer muchos transbordos.

Veníamos a Sri Lanka con cierto respeto a las comidas por lo que nos habían dicho acerca del picante, incluso los indios dicen que la comida en Sri Lanka es super picante… y lo cierto es que lo es! Lo bueno es que en muchos guest houses y restaurantes ya saben que a los turistas no nos gusta demasiado la comida tan picante, así que no sufrimos las lloreras y moqueras más que en algunos puestos callejeros.

Para disfrutar bien de Sri Lanka y de sus gentes verdaremente hacen falta al menos dos o tres semanas, sin embargo nosotros no las teníamos ya que nuestro vuelo de salida ya tenía fecha, así que tuvimos que elegir con cuidado que hacer y que ver. No esperábamos tener que perder tanto tiempo moviéndonos de un lado a otro en autobus, lo que hizo que solo pudiéramos conocer el centro y el sur, pero al menos así pudimos acercarnos un poco más a los locales y disfrutar tranquilamente de los bellos y verdes paisajes de este país. Despues de 8 días a la carrera nos fuimos con ganas de más, ojalá en un futuro volvamos con más tiempo y esta vez a por olas más grandes!

Por otro lado, para que os hagais una idea esto es lo que costaba más o menos la vida en Sri Lanka:

  • Cambio: 1 EUR = 145 LKR (aprox.)
  • Botella de agua: 55 LKR (60 LKR fría)
  • Cerveza de 650ml: 200 LKR
  • Comida
    • En restaurante local o guest house: 300-500 LKR / persona
    • En la calle: 100-200 LKR / persona
  • Alojamiento: 1000-2000 LKR / habitación doble
  • Transporte
    • Bus del aeropuerto a Kandy: 120 LKR
    • Bus de Hatton a Pelmadulla: 130 LKR
    • Bus de Mirissa al aeropuerto: 250 LKR
    • Taxi de Pelmadulla a Mirissa: 60 € aprox. (25 LKR / km)
  • Gasto medio por día: 26 € / persona (incluye alojamiento, comidas, transporte, visado, etc.)
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s