Bienvenidos al paraíso

Aprovechando que este año estábamos por el sudeste asiático en marzo, decidimos buscar un sitio especial para celebrar el cumple de Marta, es decir con sol, playa y buceo a ser posible. Esto nos llevó a la isla de Koh Rung, que según habíamos leido tenía las mejores playas de Camboya y también se podía bucear.

De camino a la isla tuvimos un pequeño incidente… atropellamos a la vaca Matilda (según la bautizó Marta) que destrozó todo el frontal del autobus. Todavía no nos acabamos de creer como hemos atropellado una vaca en Camboya y no en India!!! El lugar se llenó de locales curiosos, y por lo que intuimos que ocurrió creemos que llamaron al dueño de la vaca para que solucionara este incidente con el conductor del autobus, aunque no llegamos a saber quien compensó a quien. Aunque nos dijeron que iban a mandar otro autobus para continuar el viaje, esto es Camboya y nunca apareció. Y después de más de una hora parados, nos volvimos a montar en el mismo bus y proseguimos el viaje con un solo faro hasta nuestro destino de ese día, Sihanoukville.

La única manera de llegar a Koh Rung es en barco desde Sihanoukville. Fue desde el barco según nos íbamos aproximando a la isla cuando descubrimos que estaba prácticamente despoblada y parecía un paraíso terrenal con sus largas playas de arena blanca, el color turquesa del agua y la frondosa jungla del interior, para nada como nos lo habíamos imaginado. No pensábamos que iba a haber ningún problema en encontrar alojamiento ya que éramos muy pocos los turistas yendo allí, sin embargo resultó que había muy pocos guest houses y la mayoría ya estaban llenos o reservados. Pero bueno al final con un poco de suerte y rascando nuestros bolsillos encontramos un bonito bungalow al borde de la playa.

Koh Rung es una isla grande, del tamaño de Hong Kong, pero está casi totalmente deshabitada. Solo hay un par de aldeas pequeñas, una en la parte este (donde nos quedamos) y la otra en la parte oeste, alrededor de las cuales ha crecido algo de turismo. No hay coches, ni motos, ni bicis en la isla, solamente senderos por donde poder moverse en la jungla. Descubrimos que la isla había sido vendida a un grupo de inversores que planean construir carreteras, hoteles y hasta un aeropuerto con el fin de convertir a Koh Rung en otro Benidorm más del sudeste asiático… una auténtica pena ya que para entonces dejará de ser el paraíso natural que es ahora.

Y por fín llegó el 3 de marzo… el cumple de Marta! Creo que va a ser dificil superar este cumpleaños cualquier otro año. Nos despertamos contemplando desde la ventana del bungalow la tranquila playa y el mar, cruzamos la isla de este a oeste por medio de la jungla (haciendo un poco el Tarzán) para encontrarnos con una playa virgen de 8km de largo en la que practicamente estábamos solos (los dos coincidimos en que era la playa más bonita en la que habíamos estado jamás… esto sí era el PARAISO!) y para terminar el día Marta recibió su regalo… cena picnic con velas en la playa, botella de vino, queso, chorizo, tomate, pan y todo esto regado con aceite de oliva virgen extra!!! Manjares que llevábamos mucho tiempo sin saborear. Seguro que Marta nunca olvidará que sopló las velas sobre un queso, jeje. Y sí, lo se, era un regalo boomerang del que yo también me aproveché! :)

Como teníamos muchas ganas de bucear, casí hacía un año desde la última vez en Tailandia, el día siguiente hicimos un par de inmersiones con la única escuela de buceo que había en la isla. Camboya no es el mejor sitio donde bucear, y la verdad es que no vimos gran cosa (la tormenta de la noche anterior tampoco ayudó) pero solo la sensación de estar debajo del agua por un par de horas entre peces mereció la pena!

Otro de los placeres de la isla era cenar con los pies en la arena pescado del día a la brasa, para mí posiblemente el mejor momento del día! La última noche compartimos cena en uno de los chiringuitos de la playa con unas chicas muy simpáticas de Mallorca, Xisca y Silvia, que estaban de vacaciones por Camboya. Esperamos que sigais nuestras aventuras por el blog!

La única pega que le podemos poner a la isla es la cantidad de mosquitos enanos cabrones que habitaban las playas durante el día. Aprovechaban cualquier despiste para chuparte la sangre y dejarte un granito de recuerdo. No había espalda que se les escapara! El único remedio era no salir del agua. Serán ellos los guardianes de la isla y la están protegiéndo de esta manera del turismo de masas??

Y al cuarto día con mucha pena y lágrimas en los ojos (sí, a Marta se le escaparon un par de lagrimitas) nos fuimos de la isla, del paraíso que habíamos encontrado de casualidad. Nunca olvidaremos esos 4 días tan maravillosos que pasamos en Koh Rung, relajados y despreocupados de todo, simplemente disfrutando de cada minuto en la isla. Pero tocaba volver otra vez a la rutina del viaje: madrugar para coger buses, cargar con la mochila a la espalda, planificar la ruta, buscar alojamiento, bloguear… aunque bueno no nos vamos a quejar!

__________________________________________________________________________

Transporte

Siem Reap a Sihanoukville en bus (13h) – En realidad son dos autobuses ya que hay que cambiar de bus en Phnom Penh. En el primer trayecto hicimos bastantes paradas, porque aquí en Camboya se para tantas veces como le apetezca al conductor, y tardamos más de la cuenta, unas 7 horas. Luego en el segundo trayecto tuvimos el percance de la vaca que nos hizo retarsarnos en más de una hora, en total unas 6 horas. Viajamos con Sorya bastante cómodos y con aire acondicionado. Pagamos 9 USD por persona y por todo el trayecto.

Sihanoukville a Koh Rung en barco (2h 30mins) – La única manera de llegar a Koh Rung es cogiendo uno de los barcos que fletan los guest houses o la escuela de buceo de la isla. Nosotros compramos los tickets en The Dive Shop en Sihanoukville, que cuestan 10 USD por trayecto y persona. Te recogen a las 7am en la puerta de su tienda y te llevan en camioneta hasta el puerto. En el barco te dan de desayunar café o té con donuts y fruta. A la vuelta el barco sale a las 4pm desde el embarcadero de The Dive Shop en Koh Rung, pero no esperes que esta vez te den de cenar.

Alojamiento

Sihanoukville, Zana House – Guest House situado muy cerca de la rotonda de los leones dorados, a pocos metros de la playa de Occheuteal. Nos quedamos la noche anterior a ir a Koh Rung y la noche de vuelta antes de ir a Phnom Penh. Habitación amplia, limpia, con aire acondicionado, ducha de agua caliente, tele con canales internacionales y una cama doble muy cómoda. Pagamos 15 USD por noche.

Koh Rung, Monkey Island – Nos quedamos en un bungalow muy chulo en la playa, en la zona este de la isla. Muy amplio con una cama doble y otra individual, con baño en la habitación pero sin agua caliente, y luz solo de 5pm a medianoche. Lo mejor era el balcón con la hamaca desde donde se podía ver el mar. Pagamos 30 USD por noche. Un poco caro pero fue lo único “económico” que encontramos al llegar a la isla.

Buceo

Buceamos en Koh Rung con la única escuela de buceo que había allí, The Dive Shop. La gente que trabaja allí es muy amable y encantadora, en especial Dennis que fue nuestro guía bajo el agua. Pagamos 50 USD cada uno por el día entero, incluyendo las dos inmersiones, la comida, el barco desde la isla y el alquiler de todo el material. Nos llevaron a dos arrecifes donde se podían ver corales y peces, pero la visibilidad no era muy buena ya que hubo tormenta la noche anterior, así que no vimos demasiadas cosas. Pero lo disfrutamos de todos modos!

Advertisements

3 thoughts on “Bienvenidos al paraíso

  1. vaya vaya, primero vez que leo tus notas la verdad; que bien Isma; me alegro que lo estén pasando tan bien; me dan ganas de ir a esa isla; algún día iré seguro!
    un abrazo mi pana! cuidate!

  2. Un paraiso !!!!!! Confirmado !!!!! Que tal chicos, como sigue vuestro viaje ??? nosotras ya de vuelta a nuestra isla con muy buenos recuerdos de Camboya. Por cierto también me he llevado un recuerdo de Koh Rung, mogollón de picadas …..

    Besooooo enorme,

    Silvia

  3. Que envidia me dais!!! Viajando sin parar….seguiré vuestro blog con la esperanza de que algún día también haré un pedazo de viaje como el vuestro!

    Y de Koh Rung que voy a decir….?? A mi también se me escapó alguna lagrimita al irme!!

    Disfrutad mucho muchísimo!!!

    besosss
    Xisca

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s