Good Morning Vietnam!

Gooooooood morning Vietnaaaaam!!! Al igual que Robin Williams gritaba desde Saigon, nosotros lo hacíamos desde el Mekong en la frontera entre Camboya y Vietnam. Teníamos un mes por delante para recorrer Vietnam de sur a norte, que ya son unos cuantos miles de kilómetros, y nuestra primera parada era el delta del Mekong.

Vietnam es el segundo mayor exportador de arroz del mundo por detrás de Tailandia. Una tercera parte de lo que produce procede del delta del Mekong, que solo supone una décima parte de la superficie de todo Vietnam. El delta es una gran planicie verde de campos de arroz entrecortada por los distintos ramales del río Mekong que desembocan en el mar del Sur de China. Para poder apreciar con calma la vida en el delta del Mekong nosotros elegimos pasar un par de días en Chau Doc y otros dos en Vinh Long.

En Chau Doc ya nos empezamos a enamorar de Vietnam… con las mesitas y sillitas de plástico de los puestos de comida en todas las esquinas, las mujeres vistiendo los típicos sombreros tríangulares vietnamitas, el ca phe (café) servido en pequeñas cafeteras individuales, los mercados locales llenos de artículos y comidas de todo tipo, y sobre todo la simpatía de los vietnamitas.

Aunque es posible ver la vida en el Mekong desde la orilla del río, lo mejor es hacerlo desde un barco. Nosotros casi sin quererlo nos dejamos llevar por un simpático señor que nos dió una vuelta en su barco durante una hora. Nos llevó a un mercado flotante donde los locales iban en sus barquitas a comprar frutas y verduras, a una piscifactoría en una de las muchas casas flotantes, nos enseñó los niveles máximos del Mekong en los últimos años (ahora entendemos por que construyen las casas tan altas al borde del río), vimos barcos navegando arriba y abajo cargados de arroz hasta las trancas… en definitiva una experiencia muchísimo mejor, y desde luego mucho más barata, que en los pueblos flotantes de Siem Reap.

Como solemos hacer cada vez que llegamos a un país nuevo, intentamos comprar una tarjeta de teléfono local en el primer sitio que podemos. Y así andando el primer día por Chau Doc entramos por casualidad en una tienda donde el señor por supuesto no hablaba nada de inglés. Sin embargo era un hombre de recursos y de sorpresa nos pusimos a “hablar” con él a través de google translate en su ordenador. No es que la traducción del vietnamita al inglés de google sea muy buena, pero al final nos entendimos lo suficiente para que nos explicara los distintos planes de voz y datos que tenía y le acabamos comprando la tarjeta sim. Creo que nosotros también acabaremos utilizando google translate en restaurantes chinos sin photo menu!

En Vinh Long no hicimos nada nuevo… perdernos por el mercado local, donde Marta no pudo resistirse más y se compró un sombrero vietnamita; disfrutar de la comida de la calle, descubriendo platos nuevos y diferentes a las sopas de noodles y a los rollitos de primavera; tomar ca phe da (café con hielo) en la cafetería de moda del pueblo escuchando musicón a cualquier hora del día… más que una cafetería parecía una discoteca al aire libre!

Desde Vinh Long organizamos una mañana una escapada en barco al mercado flotante más grande del Mekong, Cai Be. A diferencia del de Chau Doc, aquí vienen autobuses cargados de turistas desde Ho Chi Minh City, y lo mejor es ir pronto por la mañana para escapar de los atascos de los barcos de los tours. Cada barco del mercado flotante vende un solo producto, bien sea sandías, piñas, plátanos, lechugas… y para saber que es lo que vende cuelgan de un palo en lo alto del barco una sandía, una piña, un racimo de plátanos, una lechuga… es gracioso ver una sandía donde podría haber una bandera pirata! Navengando entre los canales de la isla de An Binh tuvimos la sensación de volver a estar en los backwaters de Kerala, la vida aquí y allí es prácticamente same same!

Una cosa curiosa que nos encontramos en Vinh Long fue un templo Cao Dai. Cao Dai, que más que una religión es una secta, oficialmente surgió en el sur de Vietnam en 1926 y actualmente tiene unos 8 millones de seguidores. En realidad es una mezcla de religiones: hinduismo, budismo, taoismo, cristianismo, islamismo… donde cada religión está simbolizada por un color: blanco, amarillo, azul, rojo… y por tanto tiene un popurrí de iconos religiosos que le dan al templo una imagen muy peculiar. No sabemos como era el templo por dentro, pero por fuera parecía una fantasía de Walt Disney en tecnicolor!

Y después de dos meses siguiendo el cauce del Mekong desde el norte de Lao, pasando por Camboya y llegando a Vietnam, nos despedimos de nuestro compañero de viaje por el sudeste asiático… bye bye Mekong!

__________________________________________________________________________

Transporte

De Phnom Penh a Chau Doc en barco (4h) – Aunque pagamos por un slow boat que tardaba unas 6 horas, resultó que fuimos en un fast boat y solo tardamos 4 horas, así que nos salió rentable. El barco erá pequeño (unas 20 personas máximo), cerrado (no se veía demasiado por la ventana aunque tampoco hay mucho paisaje que ver) y tenía baño. Paramos primero en el puesto fronterizo de Camboya, y luego en el de Vietnam. Nos costó 20 USD por persona.

De Chau Doc a Vinh Long en bus (4h) – Compramos los billetes de bus en una agencia al lado de nuestro hotel. Nos vinieron a buscar en mini bus y nos llevaron a la estación de buses desde donde salía el autobus. Era una compañia privada, con los autobuses nuevos y de color naranja. Pagamos 140,000 dongs cada uno. La única pega es que nos dejaron en la carretera principal a 8 km de Vinh Long, y desde allí tuvimos que ir en moto-taxi hasta el centro (30,000 dongs por moto). Hay un autobús local diario que va de Chau Doc a Vinh Long, pero sale a las 6:30am y no teníamos muchas ganas de madrugar ese día.

Alojamiento

Chau Doc, Hoa Hung Motel – Hotel de estandar vietnamita, no era ni lo más limpio ni lo más acogedor, pero estuvimos a gusto un par de noches. La habitación era grande, con nevera, tele, aire acondicionado (aunque muy ruidoso), baño con ducha caliente, y wifi gratis (aunque sin acceso a facebook que supuestamente está capado en Vietnam). Todas las noches necesitan el pasaporte para llevarlo a la comisaría de policia local, donde lo chequean diariamente. Nos pareció muy raro, pero luego nos enteramos que lo hacen todos los hoteles en Chau Doc. Pagamos 200,000 dongs por noche después de un buen rato negociando el precio.

Vinh Long, Van Tram Boarding House – Uno de los pocos hoteles que hay en el centro de Vinh Long. Estaba muy limpio, la habitación era muy amplia, con tele, nevera, aire acondicionado de los silenciosos y baño con ducha caliente. Lo único malo es que estaba en frente de la cafetería de moda en Vinh Long y durante todo el día se escuchaban todos los hits maquineros de los años noventa, pero no era ningún problema porque a partir de las 10 de la noche dejaba de sonar la música. Pagamos 250,000 dongs por noche.

Barco por el Mekong

Tanto en Chau Doc como el Vinh Long cogimos un barco por nuestra cuenta (sin agencia) para darnos una vuelta por el Mekong. Simplemente con dar una vuelta por la orilla del río se acercan los locales a ofrecértelo. En ambos sitios pagamos 100,000 dongs la hora de paseo en barco.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s