Diario de a bordo en Ha Long Bay

No hay turista que pase por Vietnam y que no vaya a la bahía de Ha Long, es como ir a India y no ver el Taj Mahal, o a Egipto y no ver las pirámides… así que nosotros no íbamos a ser una excepción. La bahía de Ha Long ocupa una área aproximada de 1500km2 al noreste de Vietnam y consta de 1969 islas rocosas que mágicamente emergen del agua formando en conjunto un paisaje único.

Mucha gente nos había recomendado pasar la noche en un barco para poder disfrutar plenamente de la bahía de Ha Long, y como parece que la única forma de hacerlo es mediante un tour decidimos organizarlo desde Hanoi. Coincidiendo que unos días antes de llegar nosotros a Hanoi unos amigos nuestros habían hecho un tour de dos días y una noche y les había gustado mucho, no nos mareamos buscando otras opciones y contratamos el mismo tour.

Al llegar a Halong city nos dejaron en el embarcadero turístico donde había cientos de turistas esperando a subir a bordo de las decenas de barcos que pondrían rumbo hacia la bahía de Ha Long. Ya nos imaginábamos que precisamente solos no íbamos a estar. A nosotros nos tocó compartir barco con un grupo de chavales noruegos que estaban de viaje de estudios por el sudeste asiático, un par de americanas, y algún que otro holandés, alemán y sueco.

Como ni Marta ni yo nunca habíamos dormido en un barco antes, estábamos como dos niños pequeños deseando llegar al barco. Sin embargo nuestro primera impresión al ver el barco por fuera fue de “no fastidies que éste es nuestro barco!”. La apariencia vieja del barco disimulada con una mano de pintura blanca no auguraba nada bueno… pero al subir a bordo y verlo por dentro, y sobre todo al abrir la puerta de nuestro camarote hizo que nuestros pensamientos cambiaran a “como mola el barco!”. Hasta teníamos baño con ducha de agua caliente y aire acondicionado en nuestro camarote!

El primer día navegamos por la bahía de Ha Long hasta la concurrida cueva de Sung Sot, también conocida como la cueva de las sorpresas. Esta cueva es la más grande de las que se encuentran en la bahía de Ha Long, y debe su nombre a las muchas piedras con forma de buddha, de rana, de tortuga, de cocodrilo… aunque la verdad es que hay que tener mucha imaginación para verlas. Luego nos dejaron unos kayaks durante una hora para perdernos por las verdes aguas de la bahía entre las innumerables islas… y todos los barcos que estaban anclados.

Trás la copiosa cena en el barco, hubo tiempo para intentar pescar chipirones… y digo intentar porque después de nuestros esfuerzos durante media hora solo conseguimos que se acercara un chipirón al anzuelo sin éxito. Y yo que pensaba que Marta sabía de estas cosas! También hubo tiempo para el karaoke, a lo que los nórdicos y las americanas se lanzaron en seguida con unas cuantas cervezas en el cuerpo, mientras que nosotros aprovechamos para subir a la cubierta del barco a disfrutar de una noche sin nubes bajo las estrellas, con las siluetas de las rocas de la bahía de Ha Long de fondo, comiendo pipas y brindando con unas cervezas Hanoi… hay cosas que no tienen precio!

A la mañana siguiente nos llevaron por otro recorrido menos transitado de vuelta a Halong city. Pasamos por las míticas rocas que salen en todas las postales, e incluso en los billetes de 200,000 dongs, y por un pueblo flotante de alrededor de 400 habitantes con colegio y todo. La verdad es que durante estos dos días en ningún momento nos cansamos de observar el bello paisaje que se postraba ante nuestros ojos, con razón la bahía de Ha Long es una de las siete maravillas naturales del mundo.

Visita nuestra galería de flickr para ver más fotos!

________________________________________________________________________

Tour por la bahía de Ha Long

Como no queríamos perder mucho tiempo investigando como ir a la bahía de Ha Long por nuestra cuenta desde Hanoi, y además unos amigos nos habían hablado muy bien del tour que hicieron, al final decidimos no liarnos la manta a la cabeza y reservamos el mismo tour que ellos hicieron en el Hotel Victor. Pagamos 1,260,000 dongs por persona en un camarote doble con baño, agua caliente y aire acondicionado. El precio incluía el transporte en bus desde Hanoi a Halong city y vuelta (unas 4 horas), el alojamiento en el barco, todas las comidas en el barco (no las bebidas), la entrada a la bahía de Ha Long, una hora de kayak y el guía. En el barco éramos unas 15 personas, pero había espacio de sobra tanto en el comedor como en la cubierta para acomodarnos a todos. Como en todos los tours con más gente, la experiencia depende mucho de con quien te toque compartirla.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s