No hay tra chanh sin pipas

Nada más llegar a Hanoi nos estaban esperando Luis Carlos y Leticia. Luis, un antiguo compañero de trabajo, y su novia Leticia están viajando por el sudeste asiático durante tres meses. Antes de llegar a Vietnam ya habían pasado por Filipinas y Hong Kong, y todavía les esperaba por delante el mismo recorrido que habíamos hecho nosotros a la inversa, o sea Camboya, Lao y Tailandia. Por supuesto no perdimos la oportunidad de vernos y nos juntamos en Hanoi por un día. Como ellos ya eran veteranos en Hanoi, nos llevaron a comer a un restaurante muy rico donde nos pusimos las botas probando platos locales. También nos enseñaron lo que hacen los jóvenes hanoienses todas las tardes, tomar tra chanh (té frío con limón) sentados en las mini sillas de plástico en la calle mientras comen pipas. Así que con pipas de por medio compartimos historias de viajes. Ni que decir tiene que nos hizo mucha ilusión volver a ver caras conocidas después de tanto tiempo.

A diferencia de Ho Chi Minh city, Hanoi ha sabido crecer conservando su auténtico carácter norvietnamita, dejándo a un lado los grandes centros comerciales, los rascacielos, las glamurosas avenidas y esa nube capitalista que cubre otras grandes ciudades del sudeste asiático. Las caóticas y bulliciosas calles de la parte vieja de la ciudad, inundadas de motos, contrastan en gran medida con las ordenadas y tranquilas calles del antiguo barrio francés, por donde es fácil pasear sin temer ser arrollado.

El lago de Hoan Kiem es sin duda alguna el corazón de Hanoi. Allí van los locales a pasear, a correr, a leer, a jugar a badminton, a sacarse fotos de boda, a comer pipas, a escuchar música, a practicar ingés con los turistas, a hacer aerobic, taichi… y todo esto a cualquier hora del día. Incluso antes del amanecer ya hay vida alrededor del lago. El día que llegamos a Hanoi desde Sapa a las 4am, sin saber que hacer esperando a que abrieran nuestro hotel a las 6am, nos fuimos a dar una vuelta al lago y nos encontramos con un montón de gente haciendo deporte. Menudo musicón tenían las mujeres que estaban haciendo aerobic, y eso que todavía no había salido el sol!

La mayor atracción turística de Hanoi, tanto para extranjeros como para los propios locales, es el mausoleo de Ho Chi Minh. Ho Chi Minh quería ser incinerado después de su muerte y que sus cenizas fueran esparcidas por todo Vietnam, sin embargo en contra de su deseo su cuerpo fue embalsamado y expuesto en el interior de un gran mausoleo, que fue eregido en el mismo lugar donde en 1945 declaró la independencia de la República Democrática de Vietnam, o Vietnam del Norte. El mausoleo solo se puede visitar por la mañana, bajo innumerables medidas de seguridad, en un silencio absoluto, y entre cientos de vietnamitas que diáriamente muestran su respeto al hombre que liberó Vietnam primero del colonialismo francés y luego de los americanos.

Otra de las visitas obligadas en Hanoi es al templo de la literatura. Este es uno de los pocos templos dedicados a Confucio que quedan en Vietnam, y es el que se encuentra en mejor estado. Lo que nos resultó más interesante del templo fueron todas las estatuas de tortugas en las que aparecen gravados en piedra los resultados de los exámenes de los aspirantes a mandarines. Durante las diferentes dinastías imperiales en Vietnam había que aprobar estas “oposiciones” para llegar a ser burócrata. Esto de llegar a ser mandarín debía ser mucho más duro que aprobar las oposiciones a inspector de hacienda!

El domingo por la tarde mientras veíamos la vida pasar con un tra chanh y comiendo pipas en frente de la catedral de Hanoi nos dimos cuenta que los locales no se bajaban de la moto ni para ir a misa. Como la catedral estaba llena, habían puesto un proyector en la fachada para que la gente pudiera seguir la misa desde la calle. Todos los que llegaban en moto aparcaban en frente de la entrada, y sin levantarse de sus asientos rezaban y escuchaban las palabras del cura. Ya los habíamos visto comiendo helados en la heladería de moda en Hanoi sin bajarse de la moto (por cierto los helados caseros estaban buenísimos), y comprando en los puestos de la calle, pero lo de asistir a misa nos dejó de piedra! No nos quedamos tanto tiempo como para saber si también comulgaban en moto…

Visita nuestra galería de flickr para ver más fotos!

______________________________________________________________________

Alojamiento

Hanoi Victor Hotel – Como Luis y Leticia se había quedado en este hotel, no le dimos más vueltas y fuimos directamente allí. En total nos quedamos en tres habitaciones distintas, todas ellas amplias, con baño y ducha caliente. Aunque el edificio es viejo, las habitaciones son perfectamente habitables y está limpio. Está muy céntrico, justo al lado de la catedral y a 5 minutos andando del lago y de la parte vieja de la ciudad. Tiene desayuno incluido (huevos fritos o mermelada y mantequilla con pan y cafe) y wifi gratis. Pagamos 336,000 dongs por noche.

Vietface Hotel – Para darnos un capricho en nuestra última noche en Vietnam, buscamos un hotel que tuviera bañera. Encontramos este pequeño boutique hotel muy cerca del Victor Hotel. Por supuesto tenía wifi gratis y un buen desayuno incluido. Pagamos 630,000 dongs por una noche de lujos con una botella de vino.

Transporte

De Hue a Hanoi en tren (15h) – Compramos los billetes en la estación de Hue dos días antes de viajar y sin problema. Viajamos en soft sleeper muy cómodos y pagamos 780,000 dongs por persona. En este tren descubrimos que algunos locales viajaban dos en una misma cama, pero no sabemos si oficialmente se puede hacer o si hay que sobornar al revisor…

Restaurante

Quan An Ngon – Luis y Leticia nos llevaron a este restaurante al aire libre el primer día. Nos gustó tanto, que nosotros repetimos. Tiene un menu en inglés muy extenso con la mayoría de los platos típicos de Vietnam. Es muy interesante poder ver como preparan la comida en las diferentes estaciones de cocina que hay alrededor del patio de mesas. Nos sorprendió mucho ver lo fácil y rápido que se preparan los rollitos de primavera frescos. Aunque parece un restaurante caro, no lo es. Una buena comida para dos personas con una Bia Ha Noi sale alrededor de 150,000 dongs.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s