Buceando con tortugas

Una vez que Marta se recuperó de su otitis nos pusimos de nuevo rumbo a Bohol con la intención de bucear un par de días en Alona Beach y la ilusión de encontrarnos con tortugas bajo el agua.

Alona Beach es una playa muy turísitica, relativamente pequeña y abarrotada de restaurantes, resorts y escuelas de buceo que incluso han llegado a invadir la playa en algunos puntos. Lo bueno es que cuando estuvimos nosotros era ya temporada baja y la playa estaba bastante tranquila. Lo malo de estar fuera de temporada es que el tiempo estuvo un poco revuelto, pero como allá donde vamos llevamos el buen tiempo, al tercer día desaparecieron las bajas presiones y con ellas se fueron las nubes, la lluvia y el viento.

Por fín después de dos semanas en Filipinas de solo comer carne encontramos restaurantes donde comer pescado fresco a la brasa! Todas las noches la playa se conviertía en un enorme restaurante lleno de sillas y mesas, pero con unos precios dignos de un restaurante con estrellas michelín. Sin embargo en los restaurantes locales a lo largo de la carretera también encontramos pescado a la brasa, y con precios más locales. Nuestra táctica por las noches era clara, barbacoa de pescado rodeados de locales, y birras con los pies en la arena!

Continue reading

Advertisements

Exploring the Visayas

With our freshly printed Advanced Open Water card on hand, we were heading to our next underwater destination, Alona Beach and the beautiful Balicassag. But our plans of diving non stop got somehow truncated when we got to Bohol. The discomfort I had felt in my ears after diving in Malapascua worsened, and the itchiness had become pain in the middle of the night. A visit to a local specialist Dr Yu, who as it happens is also a diver, confirmed it. I had otitis. I was told I wasn’t allowed to dive for 5 days and that I had to take antibiotics for 7 days. What a bummer!

After the news we had no choice but to re-arrange the plans. We decided to take the opportunity to explore the Visayas lifestyle, to do a bit of sightseeing and why not, to rest for a couple of days at the beach.

Tagbilaran became our home for the 1st few days of our diving blackout. The capital of Bohol is a very local town, with its hundreds of colourful tricycles, a few shopping malls, the mandatory church and with really not very much to see or do… most of tourist just pass by on their way to the beaches. The locals are very friendly, as soon as they realize you are Spanish they start asking for your family name and comment on how they have Spanish roots and how their grand grand mother had a Spanish family name like Perez or Lopez.

Continue reading

Ya somos advanced divers!

Nada más aterrizar en Cebu bajamos de golpe y porrazo de la nube en la habíamos pasado el último mes y medio recorriendo la China más moderna y el futurista Tokyo. Y aunque éramos conscientes de este cambio y ya sabíamos como funcionan las cosas en el sudeste asiático, no voy a negar que al principio se nos hizo duro.

Nuestra llegada a Cebu no fue la mejor. El cajero del aeropuerto no funcionaba y tuvimos que cambiar algunos dólares a pesos, con la correspondiente comisión que se quedó el tipo que nos ayudó. El táxista que nos llevó a nuestro hotel nos timó de todas las formas posibles, primero con la bajada de bandera, segundo nos llevó de ruta turística por Cebu, y tercero decía no tener cambio para quedarse con 150 pesos de propina de los 350 pesos de la carrera. En el hotel en el que habíamos reservado nos querían vender una habitación con cama individual como si fuera doble… Todo esto sumado a la extrema pobreza que se veía por las calles hizo que nuestras primeras horas en Cebu fueran un poco angustiosas.

Continue reading

Modernidad y tradición juntas en Tokyo

Aunque podíamos hacernos una idea de como sería Japón y su cultura, un mundo super moderno, protocolario, organizado, educado… no fue hasta que pusimos los pies en Tokyo que nos dimos cuenta que sí que era como pensábamos, pero multiplicado por 10! Solo pasamos diez días en Tokyo, pero fueron suficientes para aprender muchas cosas de la cultura japonesa, de sus tradiciones, de su historia y por supuesto de su gastronomía.

Posiblemente lo que más nos sorprendió fue la amabilidad de la gente. Desde la cajera del supermercado que no paraba de darnos las gracias por comprar allí, hasta la chica de la calle a la que preguntamos un poco perdidos como llegar y nos acompañó hasta nuestro destino. Acostumbrados al último mes en China donde la palabra gracias casi ni la conocían, en Tokyo nos paramos de escuchar arigato a todas horas!

Continue reading

Our last bits of Tokyo

A visit to the lively ward of Shibuya district, admiring the city’s skyline from the Metropolitan building in Shinjuku, having outdoors fun with a picnic at Yoyogi park, discovering some of the oldest districts of Tokyo in Yanaka… our last few days in Tokyo were a bit more relaxed.

Atmospheric, vibrant, fun and crowded, that is Shibuya. Known for it’s night life, the endless shopping streets, the restaurants of all kinds, the mega shopping malls and for Love Hotels Hill. Love hotels can be found all over Tokyo, but Shibuya’s Love Hotel Hill has the biggest concentration of these kinky hotels that offer double rooms for short periods of time. And being Shibuya such a busy area and being so close to that many bars and nightclubs, is not rare that they are all here. Typically guests can “rest” for one to three hours or can stay overnight and they can choose between the different themed rooms. Those nigtbirds who have been lucky to find “love” might share some romantic privacy in one of this. After all, I don’t think is a bad idea right?

Continue reading

A fishy breakfast

After a few days in Tokyo we realized that there is very little left from the Tokyo that we were hoping to find, the Tokyo of the Edo era. In the search for something a bit more traditional we considered popping over to Kyoto for a couple of days but we quickly discarded it because just the train ticket was over 200€ per person, way above our budget in this trip. Looking for other alternatives we run into Nikko, a small town to the north of Tokyo, perfect for a day trip.

Just the train journey was refreshing, perfectly laid shopping districts were replaced by perfectly organized rice fields and tall building were replaced by traditional Japanese two storey houses. Nikko itself is a cute and quiet little town, but it doesn’t have too much to offer. It’s the proximity to Japan’s most lavish shrines and the mausoleum of the first shogun Tokugawa Ieyasu what keep the constant flow of tourists visiting it. Multicoloured carvings, heavy ornamentation make this shrine complex impressive, but the enclave is what makes it specially beautiful and mystical. Like almost every temple or historical building in Japan the shrines in Nikko were perfectly restored or were being restored… what has made them lose a bit of their authentic feeling. We couldn’t agree on what’s better, to leave them untouched so they keep that enchanting beauty of things from the past, or renewed so we can try to imagine how they looked like when they were built.

Continue reading

Tecnología, anime y sumo

Tanto habíamos oido hablar del distrito de Akihabara que le dedicamos casi un día completo. La ciudad eléctrica, como también se le conoce, es una zona comercial y de ocio donde se pueden encontrar centros comerciales exclusivos de tecnología, gigantes salones recreativos, tiendas de anime y manga, de figuras y miniaturas, y también los típicos pachinkos, karaokes y restaurantes japos de fast food en los que hay que comprar un ticket en un maquina como la del metro. Pero todo este conjunto alcanza su explendor cuando cae la noche en Tokyo y los enormes carteles luminosos alumbran las calles al más puro estilo de Times Square en Nueva York.

Unos días atrás unos chicos nos habían hablado de los fotomatones de los salones recreativos, donde van las alocadas japos adolescentes a sacarse fotos con disfraces, así que no nos pudimos resistir y tuvimos que ir a probarlos. La mayoría de los fotomatones son solo para chicas, pero hay algunos para chico y chica, y allí que nos metimos sin tener ni idea de como funcionaba aquello. Una vez metes el dinero la máquina dispara unas cuantas fotos… hasta aquí lo normal. Pero lo divertido es que antes de imprimirlas se pueden tunear y retocar muy fácil (aunque primero hay que entender como funciona la interfaz en japonés), unas largas pestañas, cambiar el color del pelo y de los ojos, unos corazoncitos, unos mensajitos cursis… El resultado final es un book de mini fotos al estilo anime!

Continue reading

Konichiwa Tokyo!

Cuando inicialmente planeamos nuestra vuelta al mundo Japón era uno de nuestros candidatos, sin embargo se cayó de la lista por varios motivos… un mes en Japón nos iba a quitar tiempo de recorrer más tarde sudamérica, y además es un país muy caro que nos iba a robar bastante presupuesto. Pero el destino nos tenía preparada una sorpresa. A mi colega David le mandaron de proyecto a Tokyo por tres meses justo cuando nosotros estábamos terminando de viajar por China, así que no pudimos rechazar su invitación y cambiamos la ruta de nuestro vuelo round the world para pasar por Tokyo 10 días. Arigato gosai maaaaas David!

Llegamos a Tokyo de noche y tarde, y las primeras impresiones fueron las que ya nos esperábamos. Muy limpio, extremadamente organizado, y mucha gente de traje saliendo de trabajar a las mil de la noche. Pero no fue hasta el día siguiente que empezamos a descubir Tokyo. Fuimos a Ginza, un barrio central lleno de oficinas y tiendas de las mejores marcas, con máquinas futurísticas de refrescos y cafés en lata (un gran invento por cierto) en cada esquina, y donde nos dimos cuenta que en Tokyo los establecimientos no solo están a nivel de calle, sino que también hay que buscarlos mirando con el cuello para arriba. Una cosa que no nos esperábamos encontrar en Tokyo eran kimonos, pensábamos que sería una vestimenta tan antigua que ya nadie los llevaba. Pero cual fue nuestra sorpresa al ver a tres señoras de compras en Ginza vistiendo kimonos! Qué emoción! Resulta que todavía algunas señoras mayores llevan kimonos a diario (las que se lo pueden permitir porque los kimonos son carísimos), pero lo normal es que se usen solo en ocasiones especiales.

Continue reading

Mouth watering street life treats

In Vietnam the majority of the day to day life happens outdoors. This is specially true in big cities like Hanoi and Ho Chi Minh City, where everything comes alive as soon the sun comes up and everybody stays on the move until the sun goes down. By 6.30am the streets are packed with people going to work, hawkers selling noodles soups and banh mi for breakfast. Lunch time is the time when food stalls and markets selling fresh meals, tasty snacks and fresh fruit are the busiest. In the evenings ca phe, tra chan and vendors selling the most appetizing treats take over. And at dinner time is once again the turn of the food stalls and barbecues. The streets are always bustling with people savoring tasty snacks, enjoying a cold bear at a bia hoi or chit chatting with a tra chan and sunflower seeds.

The aromas coming from the hawkers, the good vibe of the ca phe stalls, the weather, the cute and colourful doll size chairs and tables… everything invited us to join and enjoy this Vietnamese outdoorsy way of living. And of course to try some of the mouth watering street life treats!

Continue reading

Descubriendo la China moderna

Todavía recuerdo la pereza que nos daba montarnos en aquel tren nocturno en Hanoi que nos iba a llevar a China. Era duro dejar atrás el sudeste asiático con el calor de sus gentes para adentrarnos en el gran gigante chino, que curiosamente nos había denegado el visado en el consulado de Ho Chi Minh City unas semanas antes. Teníamos metido en la cabeza el estereotipo de que los chinos iban a ser rudos, maleducados, insociables… así como para tener ganas de ir a China! Sin embargo después de un mes allí ya no podemos decir lo mismo.

Como solo pudimos conseguir el visado de turista de un mes a través de una agencia en Vietnam, y como queríamos parar obligatoriamente en Shanghai y Pekín, elegimos una ruta bastante típica que nos llevaría de sur a norte pasando por Guilin, Shanghai, Xian y Pekín. Pero claro, así nos quedamos con muchas ganas de perdernos por la China más rural y también por la zona tibetana. Esto lo dejamos pendiente para la siguiente visita a China.

Continue reading