Mezquitas disfrazadas de templos

Qué ilusos nosotros que esperábamos llegar a Xian y trasladarnos al pasado en la que fue una de las antiguas capitales imperiales de China. La Xian de hoy en día no es más que otra gran urbe china, una copia de Guilin pero en mayor tamaño. Lo único que queda en pie de la ciudad imperial es la gran muralla de 14km que rodea el centro de la ciudad, y las bonitas torres de la campana y del tambor. Pese a nuestra pequeña decepción inicial, no tardamos mucho tiempo en cogerle el gusto a Xian al descubrir el barrio musulman en el corazón de la ciudad.

Entrar al barrio musulman nos hizo volver a recordar el comienzo de nuestra aventura en India, donde todo ocurre la calle, y los diferentes olores, sabores, colores y la cantidad de gente desbordan los cinco sentidos. La gente que pobla este barrio musulman son de origen uygur, un grupo étnico que principalmente vive en el noroeste de China, en la región de Xinjiang. Paseando por las estrechas y caóticas calles resulta curioso ver las mezquitas disfrazadas de templos chinos, y los hornos tandoor de pan naan compartiendo acera con las vaporeras de dumplings. Por supuesto dos gochos como nosotros no podíamos dejar pasar la oportunidad de probar la comida uygur: kebabs de cordero y ternera (pinchos morunos), pan naan, noodles frios con salsa de sésamo, pan de pita con cordero, sopa con migas de pan y cordero, dulces… menudos empachos después de cenar!

Si en Xian hay una visita obligada, es sin duda alguna los guerreros de terracota. El primer emperador de China, el sanguinario Qin Shi Huang, planeó ser enterrado con un batallón de más de 7000 guerreros de terracota a tamaño real. Cuentan las leyendas que o bien planeaba seguir conquistando el más allá o pretendía defenderse de lo que le esperara después de la muerte por haber sido tan cruel durante su vida. Sea como fuere, a la vez que mandó construir su mausoleo hizo lo propio con las fosas donde se encuentran los guerreros de terracota, quedándo completamente sellados y entrerrados en el 209 a.C. en el más absoluto secreto. Los guerreros de terracota no fueron descubiertos hasta 1974 cuando unos campesinos locales haciendo un pozo dieron con ellos. Lo más impresionante de los guerreros de terracota, aparte del tamaño de las fosas y la cantidad de guerreros, es que no hay dos guerreros iguales!

Aprovechando que uno de los días que estuvimos en Xian brilló el sol, nos fuimos a hacer trek a Hua Shan, comúnmente conocido como el trek más peligroso del mundo! Si buscais imágenes en google os dareis rápidamente cuenta del porqué. Hua Shuan se compone de cuatro picos: el norte, sur, este y oeste. Nosotros solo subimos hasta el pico norte porque no teníamos más tiempo, pero no resultó para nada peligroso, solo había alguna subida o bajada de escaleras un poco más empinada de lo normal. Además solo con ver como subían los chinos en plan domingueros con zapatos (y algunas chinas con tacones!) y cargados con bolsas de comida es fácil darse cuenta de que el camino no podía ser nada peligroso. Pensamos que las fotos de internet deben ser fotos viejas del camino hacia los otros picos, porque viendo la cantidad de chinos domingueros yendo también hacia allá no creemos que el camino esté tan mal. Es más, la gente del pueblo nos dijo que la ruta completa de los cuatro picos era totalmente segura. Cuando coronamos el pico norte después de casi 4 horas de subida no nos pudimos resistir e hicimos una “chinada” (una turistada china) y nos acabamos comprando una medalla del monte Hua Shan con nuestros nombres grabados de recuerdo!

En Xian descubrimos algunas simpáticas tendencias de la moda china. Por un lado está la moda de “somos novios”, chico y chica llevando la misma camiseta o camisa. Y por otro lado está la moda de “te cambio el bolso”, el chico lleva el bolso de la chica y la chica el del chico. Nos faltó comprobar si estas dos tendencias eran compatibles. Una pena que Marta y yo no tuviéramos camisetas iguales, y que yo no tuviera bolso que cambiar con Marta!

Visita nuestra galería de flickr para ver más fotos!

________________________________________________________________________

Alojamiento

City Hotel – Como fuimos a Xian justo en las vacaciones chinas del 1 de mayo, todas las opciones baratas de alojamiento ya estaban reservadas, y no encontramos nada más económico que el City Hotel en el centro. Tenía todas las comodidades de un hotel de 3 estrellas, lo cual se nos hizo un poco raro después de tantos meses de viaje durmiendo en sitios mucho más humildes. La localización es perfecta, justo al lado de la torre de la campana y a 5 minutos del barrio musulman. Pagamos 37 € por noche en agoda.com.

Transporte

De Shanghai a Xian en tren (16h 30mins) – Viajamos en hard sleeper en las literas de arriba porque como eran las vacaciones chinas del 1 de mayo todo lo demás estaba vendido. Compramos los billetes con 10 días de antelación en la oficina de Beijing Dong Lu en Shanghai, muy cerca de East Nanjing Road. No teníamos mucho espacio para sentarnos en la cama pero era suficiente para dormir. En hard sleeper no hay compartimentos privados en el vagón, sino cubículos abiertos de 6 camas y un pasillo con algunos asientos y mesitas para comer. Como el resto de chinos nosotros también fuimos preparados con instant noodles para cenar en el tren! El billete nos costó 312 yuanes por persona. En el tren conocimos a Danny, un chico muy símpático de Xian que luego se ofreció a llevarnos de la estación de tren al hotel en el coche de su padre, y también nos ayudó a hacer el check in. Gracias por tu amabilidad Danny!

De Xian a los Guerreros de terracota en bus (1h) – El autobus se coge en el parking de la estación de tren y cuesta 7 yuanes por persona cada trayecto. Una vez allí la entrada al museo fue 150 yuanes para Marta y 75 yuanes para mí enseñando el carnet de estudiante de la Universidad de Alcalá ;)

De Xian a Hua Shan en bus (2h) – El bus también se coge en el parking de la estación de tren y cuesta 70 yuanes ida y vuelta. Una vez en Hua Shan te deja en la calle principal del pueblo desde donde comienza el trek. Unos cuantos metros más arriba está la taquilla donde se compra el ticket para pasar al monte Hua Shan, 180 yuanes para Marta y 90 yuanes para mí (otra vez haciendo uso de mi carnet de estudiante), vamos una pasta… por este precio te deberían subir a borriquitos!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s