Multicultural & Multicolor Singapore

Poco o nada sabíamos de Singapore cuando aterrizamos en esta pequeña isla al sur de Malaysia que una vez fue colonia británica. Lo que más nos llamó la atención nada más montarnos en el metro camino del hostel fue la variedad de caras chinas, saris indios, velos islámicos y trajes occidentales que se mezclaban en cada vagón. Incluso viniendo de la cosmopolita Hong Kong nos sorprendió este ambiente tan multicultural. Por otro lado, teniendo en cuenta el alto precio de los hostels en Singapore, nos la imaginábamos atestada de edificios y con problemas de espacio al igual que Hong Kong. Sin embargo nada más mirar por la ventana del metro y ver los espacios verdes y las anchas calles de Singapore nos dimos rápidamente cuenta que el desorbitado precio del alojamiento se debía únicamente a que Singapore era un país muy caro para nuestros bolsillos. Y por último, las altas temperaturas en las horas centrales del día sumado a los altos niveles de humedad hicieron que Singapore nos recibiera con una bofetada de calor en la cara mucho mayor de lo esperado. Pero bueno, al mal tiempo buena cara y al buen tiempo pues también!

El pasado de Singapore se limita a la historia reciente en la que fue colonia británica y un importante puerto en el sudeste asiático. Fue en este periodo cuando mercaderes de todo el mundo, principalmente chinos, se asentaron aquí. Es por ello que la Singapore de hoy en día carece de identidad propia y la única personalidad que tiene se debe a los pequeños barrios chino, árabe e indio que todavía perduran con sus tradicionales shophouses. El resto son modernos rascacielos, edificios residenciales e inmensos centros comerciales. Sin embargo nos gustó que Singapore tiene un toque de color allá por donde quiera que vayas, como por ejemplo la comisaria central de policia que tiene todas las puertas y ventanas pintadas de rojo, amarillo, azul, verde… un buen eslogan para la ciudad sería: Multicultural & Multicolor Singapore!

El mismo día que llegamos nos fuimos a dar una vuelta por el barrio árabe (Arab street), donde Marta por fín probó el delicioso babaganush, aunque yo tengo que decir que lo he comido mucho mejor en Egipto. Es una zona muy turística alrededor de la mezquita, justo al lado del olvidado palacio del sultán, con cafeterías, tiendas de souvenirs y restaurantes repletos de extranjeros fumando shisha. Nosotros encontramos un pequeño puesto donde probamos el famoso teh tarik y un amable señor un poco defraudado con Singapore nos contó la historia de su país. Como todavía teníamos tiempo esa tarde caminamos hasta el barrio indio (Little India). Aquí nuestros sentidos se trasladaron meses atrás en el tiempo cuando estábamos viajando por la increible India. Los aromas de especias, los coloridos saris, la música india, los cargados templos indios, el idioma de fondo, el caos de las calles, la comida india… nos hicieron recordar lo mucho que nos gustó India. Por supuesto esa noche no nos pudimos resistir y acabamos cenando unas ricas dosa y uttapam.

El siguiente día nos aventuramos a descubrir Chinatown y el centro de la ciudad. Chinatown, al igual que el barrio árabe, se ha convertido en una zona de recreo para turistas que van allí a comprar souvenirs y a comer a restaurantes chinos. Pero tiene un par de cosas curiosas, como un bonito templo indio, que es el más antiguo de Singapore, y un templo chino super moderno con ascensor y hasta parking subterráneo donde se puede ver un diente de Buddha en un pedestal de oro macizo. Esta vez no dejamos pasar la ocasión como en Kandy en Sri Lanka y admiramos el benerado diente. Del resto de la ciudad nos gustó el ambiente outdoors con cafeterías y restaurantes al fresco a lo largo del río, y nos sorprendió el espectáculo de luces de los edificios nuevos de la Marina. Pensábamos que el espectáculo que vimos en Hong Kong sería único en el mundo pero parece que los shows de lasers en los rascacielos modernos están de moda en Asia.

El tercer día sin mucho más que hacer en la ciudad decidimos hacer algo distinto y nos fuimos al zoo! Singapore tiene uno de los mejores zoos del mundo y como Marta es una entusiasta de los animales y tiene un pequeño trauma porque de pequeña no le llevaron nunca al zoo allá que nos fuimos. La verdad es que nos encantó a los dos… cocodrilos, monos, elefantes, jirafas, cebras, leones, hipopótamos, lemures, murciélagos, canguros, pingüinos, focas… pero sobre todo nos quedamos enamorados del precioso tigre blanco que trístemente ya solo vive en cautividad.

Algo que nos encantó de Singapore y adoptaríamos para casa es el concepto del food court. Un food court consiste de un grupo de puestos especializados en uno o varios platos que comparten el mismo comedor. De esta forma los precios son más baratos que en un restaurante y la calidad de la comida la misma o mejor! Singapore está repleto de food courts en cada esquina de la calle y también dentro de los centros comerciales. En serio es una gozada poder degustar una pho bo y una laksa en la misma mesa sin tener que ir primero a un restaurante vietnamita y luego a uno local.

Como todavía nos quedaba una semana para coger el siguiente vuelo que nos llevaría de Asia a Oceanía y teníamos el blog muy olvidado, decidimos aplicarnos un poco y pasar unos días haciendo deberes. El coste de quedarnos blogueando en Singapore era bastante alto, y así surgió la idea de ir unos días a Malaysia que estaba a tan solo una hora en bus y era mucho más barato. No nos lo pensamos dos veces y nos fuimos a Johor Bahru, justo en la frontera. Con tan solo cruzar el estrecho que separa Singapore de Malaysia pudimos comprobar como desaparecía el ambiente multicultural y aperecía uno mucho más musulmán, con mezquitas y velos islámicos por todas partes. A parte de pasar horas blogueando en el hotel y en el Starbucks, y de ver los partidos de la Eurocopa a altas horas de la madrugada, también tuvimos tiempo de saborear la deliciosa gastronomía malaya como la laksa, el satay, el murtabak, las tostadas de kaya, y los ricos kopis en los puestos de la calle. En tan solo una semana nos convertimos en habituales del barrio y todo el mundo nos saludaba al pasar. Una pena que no tuviéramos más tiempo para descubrir Malaysia en este viaje, pero sin duda alguna trataremos de volver en un futuro cercano!

Visita nuestra galería de flickr de Singapore y Johor Bahru para ver más fotos!

__________________________________________________________________________

Alojamiento

Singapore, Feel at Home Backpackers – Este hostel fue el más barato donde encontramos una habitación doble con baño compartido en Singapore. Pagamos 60 SGD (40 €) por noche. Se encuentra a 5 minutos andando del metro de Bugis, justo al lado del barrio árabe. Teníamos aire acondicionado y wifi gratis en la habitación, y un desayuno básico (café, tostadas y un plato local diferente cada día) gratis. El hostel estaba bastante limpio, aunque alguna vez aparecieron cucarachas en los baños. Una cosa que no nos gustó es que la luz se iba bastante a menudo por el uso de los aires acondicionados, y claro si te pilla en mitad de la ducha te deja sin agua caliente y sin luz durante unos minutos.

Johor Bahru, Meldrum Hotel – Nos quedamos en este céntrico hotel situado en una calle con un montón de restaurantes locales buenísimos y muy baratos alrededor, y a 5 minutos andando del centro comercial de Johor Bahru. Nuestra habitación era bastante amplia, con cama doble, baño, tele y wifi. Nos hacían la habitación todos los días y nos dejaban agua mineral, sobres de café y toallas limpias. Aunque el hotel estaba un poco viejo, por dentro lo tenían muy limpio para el estandar de Johor Bahru. Pagamos 95 RM (24 €) por noche.

 Transporte

De Singapore (Bugis) a Johor Bahru en bus (1 hora) – Desde Bugis cogimos el autobús urbano 170 que iba a Johor Bahru. Nos bajamos en el puesto fronterizo de Singapore, y luego nos tuvimos que volver a montar en el msimo bus para cruzar el puente que te lleva al puesto de inmigración en Malaysia. Una vez allí fuimos andando al centro de Johor Bahru sin volver a montarnos en el bus. Para volver a Singapore hicimos lo mismo pero a la inversa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s