Australia en estado puro

Australia es un país enorme, del tamaño de Europa, habitado sorprendentemente por tan solo 22 millones de personas, principalmente blancos descendientes de los colonos británicos, pero también quedan muchos aborígenes y hoy en día también hay una buena cantidad de inmigrantes europeos y asiáticos. La inmensa gran mayoría vive a menos de 100km de la costa y el resto es desierto, el famoso outback. Nosotros pasamos allí dos meses y solo tuvimos tiempo de recorrer un tramo de la olvidada costa oeste, que nos encantó; una parte de la costa sur, pasando por la Great Ocean Road; la costa este, con sus 300 días de sol al año; y para terminar Sydney, que puso un broche final perfecto a nuestro viaje.

Hemos encontrado Australia un país carísimo, incluso más que Japón. Y encima nosotros hemos ido cuando el cambio de euros a dolares australianos era el peor de la historia. Yupi! Allí nos hemos tenido que acostumbrar a dormir en hostels compartiendo baño y zonas comunes con otros viajeros y residentes. Esto de encontrarnos a gente viviendo en los hostels ha sido todo una sorpresa. El motivo es sencillo, la famosa working holiday visa. Es un tipo de visado que te permite quedarte un año en Australia y trabajar a tiempo parcial. La gente que tiene este tipo de visado se pasa una temporada trabajando en un sitio, otra temporada viajando, otra temporada currando en otro sitio… y lo que más se adapta a sus necesidades de alojamiento por flexibilidad y precio son los hostels. Así hemos conocido a irlandeses, italianos, franceses, belgas, ingleses, etc, etc, menos españoles. Al parecer nuestro querido gobierno hace unos cuantos años tuvo la posibilidad de aceptar este tipo de visado para los españoles, pero declinó la oferta. Con el visado normal solo podemos pasar 3 meses en Australia y sin trabajar. Muchas gracias señores políticos por no darnos la posibilidad de pasar un año aprendiendo inglés y ganando unas perrillas en Australia.

Es curioso como el arte aborigen vende en Australia, y sin embargo los blancos no pueden ni ver a los aborígenes. La mayoría son problemáticos, no se integran en la sociedad actual, se pasan el día bebiendo, no quieren trabajar y viven en casas totalmente maltratadas. Nunca han sabido, o querido, adaptarse a las normas de los colonos, y ahora se han convertido en los “gitanos” de Australia. Este problema quizás no se aprecia en las calles de las grandes ciudades, pero en las ciudades más pequeñas y pueblos está muy presente. Y yo me pregunto quién tiene razón, si los aborígenes que llevan habitando la isla más de 40.000 años, o los británicos que por la fuerza impusieron sus normas y su modelo de sociedad hace poco más de 200 años cuando llegaron a Australia…

Australia es el centro mundial de la cultura del “mate” (colega). Todos son colegas de todos, son gente muy abierta y charlatana, unos fanáticos de los deportes, incluyendo por supuesto su extraño futbol australiano, y hacen que viajar por Australia sea muy agradable y de muy buen rollito. También son unos enamorados de la vida al aire libre: son los maestros de las barbacoas, les encanta comer en restaurantes al fresco, tomar cafe en terracitas, hacer deporte outdoors, ir a pescar con sus mates y por supuesto son unos pros surfeando!

Una de las razones principales por la que nos ha gustado tanto Australia ha sido por la posibilidad de ver a animales únicos en su propio habitat. Una décima parte de Australia son parques naturales (teniendo en cuenta que el interior es solo desierto es bastante significativo), y es muy fácil ver canguros, emus, koalas, delfines, ballenas, possums, cassowaries, cocodrilos, etc. en libertad. Aunque no se si decir que afortunada o desafortunadamente nosotros no hemos visto cocodrilos en libertad. Se nota que a los australianos les preocupa mucho su medio ambiente y que son muy respetuosos con la naturaleza.

Otro de los motivos que ha hecho especial nuestra aventura por Australia ha sido viajar y vivir en campervans por un mes en total. Poder acampar en playas vírgenes viendo una hermosa puesta de sol, o en parques naturales rodeados de canguros le ha dado un toque diferente a nuestro paso por Australia. De esta forma hemos podido conocer de primera mano la cultura caravanpista en Australia. Muchos recien jubilados que ahora tienen todo el tiempo del mundo para viajar se compran un remolque, una caravana, un autobús casa o incluso un camión casa, y se dedican a recorrer y conocer su gigantesco país. Y como los australianos son muy buenos bebedores por escelencia, pues cada noche toca salir con una copa de vino o cerveza a conversar y pasar un buen rato con los vecinos caravanpistas. Cómo echamos de menos esas noches en las áreas de descanso con nuestra furgo!

Aunque empezamos nuestra ruta por Australia sin muchas ganas ya que sabíamos que no nos iba a aportar lo mismo que Asia, que iba a ser muy caro, y con dudas de si nos querríamos ir antes de tiempo, al final supimos adaptarnos y aprendimos a disfrutar de Australia de la misma manera que los locales, y acabamos marchándonos con pena. La única espinita que se nos quedó clavada fue el no habernos perdido por el outback más auténtico unos días. Lógicamente esto era inpensable en este viaje por tiempo y dinero, así que queda pendiente para unas futuras vacaciones de aventura en un 4×4!

Durante nuestro paso por Australia hemos leido un par de libros basados en tierras ozzies. Yo me he leido In the Land of Oz, un libro que narra las aventuras de un escritor inglés que recorrió Australia en los años 80 en busca de historias para llenar un libro. Es un libro divertido, repleto de humor inglés y sobre todo interesante para aprender sobre la Australia profunda. Yo personalmente no me he sentido nada identificado con el escritor que es un tipo de clase alta y viaja sin importarle nada el dinero. Marta se ha leido Birdsville, un libro que cuenta las historias de un escritor australiano que dejó Sydney en 2004 y se fue a vivir por un año a Birdsville, un pequeño pueblo en el outback más profundo. Es un libro entretenido que cuenta como es la vida en uno de los pueblos más aislados del outback, a 700 km de la tienda más cercana. Y después de leerse el libro me hizo prometer que algún día iríamos a Birdsville y probaríamos los chunky beef pies (pasteles de carne) de Dusty.

Por otro lado, para que os hagais una idea esto es lo que costaba más o menos la vida en Australia:

  • Cambio: 1 EUR = 1.2 AUD (aprox.)
  • Botella de vino: 10-20 AUD (rango medio)
  • Comida
    • En food court (comida asiática): 10-15 AUD / persona
    • En restaurante barato (burger, lasaña, etc): 10-15 AUD / persona
  • Alojamiento:
    • Hostel: 70 AUD / habitación doble con baño compartido
    • Caravan Park: 20-30 AUD / campervan + 2 personas
    • Camping Area: 10-15 AUD / campervan + 2 personas
  • Transporte
    • Vuelo de Melbourne a Brisbane: 85 AUD / persona
    • Campervan: 75-80 AUD / día con seguro a todo riesgo
    • Bus lanzadera al aeropuerto: 10-15 AUD / persona
    • Gasolina: 1.35-1.70 AUD / litro
  • Lavandería: 3 AUD / lavado
  • Buceo en la Gran Barrera de Coral: 220 AUD / persona (3 buceos)
  • Gasto medio por día: 65 € / persona (incluye alojamiento, comidas, transporte, gasolina, compras, buceo, etc.)

Como despedida de Australia, os dejamos con el himno del equipo de los Kangaroos de AFL que nos hizo mucha gracia cuando lo escuchamos al acabar el partido que fuimos a ver en Melbourne.

a

Visita nuestra galería de flickr para ver todas las fotos!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s