Cogiendo olas entre palmeras

Como no teníamos muchos días en Sri Lanka y queríamos pasar al menos tres días en alguna de las playas del sur, muy cansados y casi sin dormir la noche anterior, tuvimos que salir a la carrera de Dalhousie después de la bajada de Adam’s peak.

No sabíamos ni que ruta teníamos que seguir, ni cuanto íbamos a tardar, ni siquiera si seríamos capaces de llegar al sur ese mismo día, pero nos gustaba la sensación de aventura que iba a tener ese día. A base de preguntar a los locales en cada sitio, porque aunque Sri Lanka sea un país más desarrollado que India las estaciones de autobuses son un caos mucho mayor, conseguimos ir saliendo poco a poco del Hill Country y poniendo rumbo al sur. Primero cogimos un bus local desde Dalhousie a Hatton (2 horas), luego un segundo de Hatton a Balangoda (3 horas y media entre plantaciones de te y montañas por un patatal de carretera pero con unas vistas increibles), y finalmente otro de Balangoda a Pelmadulla (1 hora). Para cuando llegamos a Pelmadulla eran ya las 6 de la tarde, estaba anocheciendo, estábamos reventados de tanto bus y del cansancio acumulado, y todavía estábamos como poco a 5 horas en autobus directo a Matara (muy cerca de las playas al sur), bus que muy a nuestro pesar salía solo por la mañana. Así que nuestras únicas opciones eran subirnos a otro autobus local lleno hasta la bandera que nos acercaría un poco más al sur pero sin llegar a Matara, o pasar allí la noche y esperar al día siguiente a coger el bus directo a Matara. No sabíamos que hacer, y justo de la nada apareció un señor que se ofreció a llevarnos a Matara en su Tata nano taxi (4 horas), pero eso sí cobrándonos una millonada en un país como Sri Lanka, unos 60€. Lo pensamos por un momento y aunque nos parecía mucho dinero (en verdad 30 € por persona en un taxi de 4 horas no está nada mal, pero cuando viajas a largo plazo y low cost es bastante!) decidimos irnos con él, así esa noche dormiríamos en nuestro destino y nos levantaríamos el día siguiente ya en la playa. Nuestra playa elegida en el sur fue Mirissa.

Aunque el tsunami de 2004 arrasó muchas de las playas del sur de Sri Lanka, se han recuperado muy rápido y ya no se ven restos de la destrucción que causó. Mirissa, como decía nuestra guía, es una playa paradisiaca de arena fina y aguas turquesas poco desarrollada en cuanto a alojamientos y chiringuitos en la playa. Pero lo que no decía la guía es que la carretera pasa justo unos metros por detras, incluso en alguna zona llega a rozar la playa, y esto para nosotros no tiene nada de paradisiaco. Aun así es una playa muy tranquila y relajada, y con pocos turistas. Al igual que en Palolem, India, por la noche la playa se convierte en restaurante con mesas con velas y se puede cenar con el sonido y la brisa del mar de fondo y los pies en la arena… un auténtico lujo!

Continue reading

Advertisements

Nochevieja en el Varanasi del sur

Salimos de Goa con un par de horas de retraso. Llegamos a Varkala cansados de tren después de 17 horas pero con muchas ganas de disfrutar de la que dicen ser la mejor playa de Kerala, y de entrar en 2012 con calorcito!

De camino al guesthouse, el tuk tuk driver nos informó que durante los siguientes tres días (30 y 31 de diciembre y 1 de enero) había un festival religioso muy importante en uno de los templos de la ciudad, el templo de Sivagiri, y que miles de locales venían en peregrinaje desde muy lejos expresamente para este festival. Como anteriormente ya habíamos estado leyendo acerca de estos festivales en Kerala y de la dificultad de encontrarlos, nos hizo mucho ilusión la idea de poder disfrutar de uno de ellos.

La playa de Varkala se encuentra a unos pocos kilómetros del centro de la ciudad, y está situada a los pies de un pequeño acantilado. La playa está dividida de manera virtual entre la zona norte y la zona sur. La zona norte está reservada para los turistas y la zona sur para los locales, que guarda para ellos un significado religioso ya que los Hindus creen que las aguas aquí son sagradas y limpian sus pecados. Normalmente se pueden ver pujas en la playa, que es un ritual donde hacen ofrendas a los dioses, y en ocasiones también arrojan las cenizas de los muertos al mar, que la marea se encarga de llevar hacia el sur. Por todo ello Varkala es conocida como el Varanasi del sur.

Continue reading

Our Christmas holidays at the beach

After our hectic month traveling around India it was time to head towards the south to start our Xmas holidays (yes, I’m calling it holidays!). When we were planning our trip, both of us dreamed about the possibility of spending Xmas at the beach, so we organized our itinerary in a way that would make it possible. Palolem was the chosen destination!

On the night of the 21st of December we caught in Mumbay the train that was going to take us all the way to Madgaon (Goa). In the morning of the 22nd we arrived to Madgaon, but our destination was still a good few km away, so we took a pre-paid taxi to Palolem (around 800 INR). Taking a taxi might sound a little bit posh when traveling low cost, but we were tired and it was by far the easiest option to get to the beach. During the hour long taxi ride we were able to perceive the influence the Portuguese had in Goa, which was Portuguese until 1961, the architecture was colonial and we spotted many churches.

Finding accommodation in Palolem was easy peasy, just ten minutes after getting there we already had our hut at the beach. Not super fancy, but perfect for a few days. We were a bit worried about not having booked anything in advanced, Xmas is high season and we thought everything would be almost fully booked, but there were tons of beach huts and we had no problems at all. So after settling in and with our swimming suits on we went to explore the beach and its surroundings.

Continue reading