Diario de un trek por los Annapurnas

 Dia 1 – Pokhara – Besisahar – Ngadi

Quedamos a las 7:00 en la puerta de la tienda donde alquilamos el material con nuestro porteador Bishal, al que conocimos por primera vez. Es un nepalí cristiano (lo cual es muy raro en Nepal) de 20 años un poco tímido, pero que nos demostró con el paso del tiempo ser muy majete.

Salimos de Pokhara hacia Besisahar en un autobus local repleto de nepalies hasta en el techo, con gallinas por el pasillo del autobus, con música típica nepali (logdori) y una pareja de catalanes, Irene y David, que llevan ya 10 meses de viaje desde China a Barcelona. Las 5 horas de viaje fueron muy entretenidas aunque las rodillas sufriendo de lo lindo por no tener nada de espacio entre asientos (debe ser porque los nepalis son muy pequeños). Afortunadamente no sufrimos ninguna avería, lo cual parece bastante común en los autobuses locales.

En Besisahar decidimos volver a montarnos en otro autobus local hasta Bhulbhule para evitar el primer tramo del trek que no es nada agradable a pie por el tráfico y los pasos de agua, y además estaba lloviendo. Esta vez la carretera era un camino de cabras por barrancos, y el autobus era un cuatro latas donde casi no cabía ni un alfiler, y nos tocó ir de de pie. Creo que nunca he pasado tanto miedo dentro de un bus en mi vida, aunque después de una hora y media llegamos sanos y salvos a nuestro destino! Por el camino numerosos grupos de mujeres y niños fueron parando al autobus en mitad de la carretera cantando “villancicos” de Diwali a cambio de dinero.

Una vez en Bhulbhule caminamos alrededor de una hora para llegar a nuestro destino del día que era Ngadi. Allí coincidimos con los catalanes del autobus y unas chicas israelitas con las que compartimos la cena, nuestro primer Dal Bhat, y la sobremesa. El alojamiento en Ngadi resultó ser el más campestre de toda la ruta ya que dormimos en unas chozas de barro con una araña gigante en la habitación… hasta llegué a tener pesadillas esa noche con la araña!

Día 2 – Ngadi – Jagat

En nuestro segundo día probamos por primera vez el pan tibetano con miel en el desayuno, y desde entonces somos adictos a él. Nada más salir de Ngadi, unos cuantos grupos de niños nos cortaban el paso cantando canciones típicas de Diwali a cambio de dinero para dejarnos pasar. Nos dejaron sin cambio pero Marta disfrutó mucho bailando con ellos. Ese día a nuestro porteador se le rompió la suela de una de sus botas, y acabó el día en chanclas. Por la noche en Jagat pudo comprarse calzado nuevo, una zapatillas New Balance super molongas! Las botas viejas se quedaron en Jagat hasta la siguiente vez que Bishal volviera a pasar por allí. La etapa tuvo unas cuantas cuestas y al final se nos hizo algo dura, pero en Jagat nos estaba esperando una ducha de agua caliente para recuperarnos. Para cenar pedimos momos, Marta aprendió como hacerlos, y probamos el Raksi, que es el vino local que más que vino es aguardiente. Justo antes de irnos a dormir, vimos como grupos de adolescentes iban de puerta en puerta cantando “villancicos” de Diwali pidiendo dinero. Por lo que hemos visto, las celebraciones del Diwali son muy parecidas a las de nuestra Navidad.

Continue reading

Advertisements

Nepali beverages

As well as local dishes we also wanted to give it a go to the different local beverages, here are some of the ones we tried during our stay in Nepal.

None Alcoholic Beverages

Chiya

The Nepali tea, which I can keep drinking for hours! Chiya, which is commonly known as milk tea is made by boiling tea with hot milk & water and adding to it sugar, a bit of ginger, cardamom or pepper.

Tibetan Tea

Tibetan Tea = Butter tea. Milk tea to which they add rancid butter.Tried once it is enough… I think I still have the taste of that rancid butter after two weeks…

Lassi

Lassi is a drink of curd mixed with water that can be drunk plain or with fruit. It is a very tasty and refreshing kind of milkshake, the banana lassi is lovely.

Continue reading